Los autónomos en la crisis: ¿cómo superar?



No es novedad que los autónomos son el colectivo más vulnerable en la crisis ocasionada por el COVID-19. Desde antes del virus llegar a España, los trabajadores inscritos en el RETA ya empezaban a sufrir los efectos de lo que estaba por venir y perdieron clientes, contratos de trabajo y, aún peor, posibilidad de nuevos negocios.

Sin embargo, tan pronto decretó el estado de alarma en 14 de marzo de 2020, el Gobierno publicó el Real Decreto Ley 8/2020, a través de lo cual facilitó beneficios a los autónomos cuya actividad haya sido suspendida o que hayan tenido una reducción de sus rendimientos de 75% o más si comparada a la media de sus rendimientos del semestre anterior.

En pocas palabras, os beneficios del Real Decreto Ley 8/2020 contemplan la suspensión de la necesidad de pagar la contribución al RETA (Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos) y el recibimiento de una cuantía mensual correspondiente a 70% de base reguladora de la contribución (media de los últimos 12 meses de contribución). La duración de la prestación será de un mes a contar desde el día 14 de marzo, ampliándose, en su caso, hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma.

Para tener derecho a eses beneficios, los autónomos, además de comprobar que están dados de alta en el RETA y que están dentro de unos de los supuestos previstos por el Real Decreto Ley, deben de estar al corriente de los pagos de sus cotas con la Seguridad Social. En particular, en el supuesto del autónomo no estar al corriente, tendrá 30 días naturales para ingresar las cuotas debidas o entrar en un acuerdo con la Seguridad Social para poder acceder al beneficio.


Además de los beneficios aquí tratados, el Gobierno decretó medidas de aplazamiento de deudas tributarias en beneficio de los autónomos y das pymes cuyo volumen de operaciones en 2019 no haya superado los 600.000€. En ese supuesto, los autónomos o pymes pueden presentar e ingresar sus liquidaciones de impuestos correspondientes al primer trimestre del año 2020 hasta el día 20 de mayo o hasta el día 15 de mayo si eliges la domiciliación bancaria como forma de pago.

Asimismo, ha sido propuesta por el Gobierno una flexibilización en materia de aplazamientos, concediendo durante 6 meses el aplazamiento de pago de impuestos a pymes y autónomos, siempre previa solicitud en la Agencia Tributaria, en unos términos equivalentes a una carencia de 3 meses. Se podrán aplazar las deudas tributarias, siempre que el deudor sea persona o entidad con volumen de operaciones no superior a 6.010.121,04 euros en el año 2019 y con las siguientes condiciones: el plazo será de seis meses y no se devengarán intereses de demora durante los primeros tres meses del aplazamiento.

Finalmente, los autónomos que no obtuviesen éxito en la solicitud de los beneficios del Real Decreto Ley 8/2020 podrán solicitar aún el aplazamiento de las contribuciones de la Seguridad Social de los meses de mayo, junio y julio, por lo que deben de estar atentos a los plazos y condiciones de las solicitudes.

Son esas, hasta el momento, las facilidades del Gobierno Español para ayudar los autónomos frente a la crisis del COVID-19. Seguramente, van a ser decretadas nuevas ayudas y beneficios, ya que estado de alarma se ha prorrogado mucho más de lo que se preveía inicialmente. Así que está atento a nuestros informes y actualizaciones.

0 vistas

© Marcelo Buratto Consultor para España Más. Creado con Wix.com