El COVID-19 y los alquileres en España



Desde cuando fue publicado el Real Decreto 11 de 1 de abril de 2020, mucho se ha dicho sobre las dudas generadas con relación a los beneficios de la moratoria de la deuda arrendaticia establecida por el articulo 3.


Efectivamente, el Real Decreto determina que, en el caso de que el propietario no acepte una negociación amistosa para el pago de la renta mientras dure el estado de alarma, el arrendatario puede optar, de forma automática, dentro de 7 (siete) días laborables contados a partir de la negativa del propietario y hasta el 2 de mayo de 2020, por una das opciones previstas en el articulo 4, a saber: (i) posponer el pago integral de la renta para que sea realizado el pago fraccionado de la deuda durante al menos 3 (tres) años; o (ii) hacer el pago de la renta con un descuento de 50% (cincuenta por ciento). Para las dos opciones, la moratoria o el descuento deben durar lo mismo que el estado de alarma o la situación de vulnerabilidad, no se pudiendo exceder a cuatro meses.

No obstante, para que se pueda tener claro si esos beneficios son o no aplicables de forma automática a una situación específica hay que tener en cuenta los requisitos exigidos por el Real Decreto y tam